La enfermedad del Abad

Daniel Vázquez Díaz, ” Los monjes blancos ” oleo.

 

Cuando el Abad enfermó comenzó a hablar con palabras esdrújulas y su verbo fácil y ampuloso se redujo a respuestas de tres sílabas. Nadie supo explicar por qué no usaba monosílabos.

Si preguntaba o sugería algo obligaba a los interlocutores a hacer esfuerzos mentales para entenderle y no hacerle sufrir. Si decía “Vísperas” nadie sabía si estaba pendiente del oficio divino o pretendía suspenderlo, por lo que fue encerrándose en un mutismo doloroso y sólo se limitaba a responder.

– “¿Ha comido bien, reverendo Padre?” – “¡Bárbaro!”

– “¡Qué frío hace! ¿verdad?” – “¡Gélido!”

– “¿Ha apreciado Vd. el sermón del Padre Elías?” – “¡Óptimo!”

– “¿Qué opina Vd. de Irak?” – “¡Pánico!”

– “¿Qué le parece el nuevo predicador?” – “¡Lúcido!”

Pasado un año, y poco antes de su óbito, solía recitar una retahíla interminable, expresión sin duda de sus pensamientos y preocupaciones.

Áureo ……………báculo ……………cárdeno ……………diácono               Épico …………….céfiro ……………..místico …………….clérigo
Éxtasis ………….génesis …………..síntesis …………….diócesis               Cántico ………….síndico …………..tránsito …………….lírico
Pórtico ………….séquito …………..sánscrito …………..júbilo                  Pátina ……………túnica ……………plática ………………cúpula
Órdago ………….dígito …………….vínculo ………………tórculo
……
 
Arriba